Ordenación del Casco histórico de Lugo

planos concurso

planos proyecto

vistas 3d

memoria

La muralla como borde, plegadura sinuosa que contiene los secretos a descubrir. La catedral, su presencia, la escala, las torres. La orientación dentro del recinto amurallado. Los restos arqueológicos como tiempo, referencia de la superposición de tramas que configuran el espacio urbano de la ciudad a lo largo de su vida.

La oportunidad de intervenir en el interior del casco histórico. La necesidad de reconocer el orden de su traza, el desorden… Lo construido, juego de  cubiertas, fachadas, medianeras,…  molde, casi puzzle que configura la actuación. Las texturas,  el color. Lo angosto del tejido. La trama de recorridos, el descubrimiento de los pequeños intersticios que  configuran la escala urbana de lo edificado, y generan pequeñas plazas y ensanchamientos  interiores. Mundos que aportan nuevos puntos de vista de lo construido, hasta ahora ocultos para el visitante ocasional en su paseo por la ciudad.

El tejido peatonal que se extiende por el interior de los edificios generando pasadizos semi-públicos, que modifican y enriquecen la percepción de lo construido. La conciencia de que el ámbito representa un espacio de intervención casi  inusual dentro de la escala del propio casco. La idea del “Palimpsesto”: manuscrito antiguo que conserva huellas de una escritura anterior borrada artificialmente.

La ciudad como texto a leer. El deseo de aprender a mirar y gozar con la lectura.La intención de transformarnos en casi- arqueólogos que quieren con la intervención sacar a la luz lo pre-existente. No con una aproximación nostálgica  a la que aferrarse sino con la convicción de que se debe leer el tiempo anterior para asumir la irrecusable tarea de escribir el tiempo presente. La idea de mostrar y poner en valor pero  ahora, el pasado en el presente.

Contraponer dos mundos, la dualidad entre pasado y presente. La gravidez de lo construido ante la excavación de lo pre-existente. La necesidad de encontrar la fusión, para hacerla llegar a la superficie, en la búsqueda de generar un espacio público que nos permita dinamizar y articular el ámbito de la intervención.

Respecto a la formalización de la idea: un  gesto, el plano, la plaza, como espacio público que se reinventa, y se desdobla con la creación de dos estratos, que generan una red de itinerarios públicos ó semi-públicos a partir de las cotas de acceso.

Se utiliza el recurso de generar pasos públicos que bajo las edificaciones planteadas formalizan el acceso al nuevo espacio urbano, siguiendo las estrategias de apertura de pasos al interior de los ámbitos construidos que se está aplicando en diversos puntos del casco.

Aquí la estrategia es asumir la compleción de la trama urbana. La necesidad de atarnos al contexto, y arroparnos con lo construido. Sin embargo existe la voluntad de hacerlo desde la utilización de un nuevo lenguaje, queriendo dotar al conjunto de una imagen global.

La nueva volumetría proyectada se plantea  a modo de plegadura que envuelve  un cerramiento más calado. La utilización de paños que se macizan ó recortan permite resolver  las necesidades de iluminación y ventilación natural del programa, sin fragmentar la percepción global del conjunto creando transparencias de diferente profundidad.

el programa

Recinto museológico

Se busca una mayor gravidez del recinto, por lo que los cerramientos utilizados en esta planta son los muros de hormigón visto con encofrado de tablas de madera, que permiten realizar aperturas puntuales en el paño, calándolo. Se pretende un espacio oscuro con textura acusada, dónde el uso de la iluminación natural que penetra por las grietas lucernario enfatiza la creación de un espacio expositivo más apropiado para los restos.

La búsqueda de un lenguaje,  donde los acabados al aire de la estructura prácticamente configuran el interior. Solo un velo negro suspendido que reviste los paramentos y el techo.

En el volumen inferior la estructura de la zona de la excavación entre las medianeras existentes se resuelve en hormigón armado, con forjados de pre losas  unidireccionales y  muros de carga que se rasgan a lo largo de la fachada. Los muros de la excavación se llevan hasta el extremo de la parcela, con muros pantalla de hormigón armado que resuelven la formación del sótano y los muros de contención.

Edificio residencial

El programa residencial se concibe en dos cuerpos enfrentados que alojan un programa de viviendas para uno y dos dormitorios. Se plantean con una tipología que concentra los núcleos de servicio y plantea la conexión de cada una de las estancias entre si con la intención de flexibilizar el uso polivalente del programa. Se busca la doble orientación de la crujía para  mejorar el comportamiento térmico de las mismas.

Las plantas bajas de estos cuerpos alojan recintos de uso comunitario, que en contacto con la plaza, entran en relación con la actividad del espacio de la plaza; además del Centro de Día planteado.

En los dos volúmenes se dispone una única  envolvente: lamas de tabla de madera tratada al autoclave, que se disponen sobre el cerramiento de las viviendas. La utilización de este material permite mejorar el comportamiento del cerramiento acristalado,  en la orientación más expuesta al soleamiento. Los muros del cerramiento de hormigón se perforan creando huecos orientados según las visuales buscadas de la ciudad. En otros casos la apertura de los huecos de las zonas de servicio queda tamizado por el entablado de lamas. La elección del material de cubierta es la chapa de zinc, que en algún caso reviste los testeros de la nueva volumetría.

Espacio público

En el plano de plaza  se utiliza un pavimento de arena batida, como material de acabado de cubierta, resolviendo los petos y vuelos con zonas  no transitables de chapa de zinc.



Los comentarios están cerrados.